Un día un monstruito glotón se comió un crayón por equivocación, y le gustó tanto que quiso comerse otros cuantos. Disponible en Lúdico Ediciones.

You may also like